Un buen deseo para ti....

Que el día más triste de tu futuro no sea peor que el día más feliz de tu pasado (antigua bendición irlandesa).

domingo, 7 de julio de 2013

Historia de una llegada y de una bienvenida.





La de hoy es una entrada que lleva en el tintero ya 24 días. Sin embargo, y por razones obvias, hasta hoy no he podido encontrar el hueco para ponerme con ella y escribirla.... por la foto ya habrás entendido la razón.

Esta entrada es sin duda una de las más especiales que voy a escribir en este rinconcito mío. No sé si algún día habrá otra similar o si srá única.... tiempo al tiempo. Pero por ahora es probablemente la más bonita, la que más me ha costado escribir porque no acertaba a encontrar las palabras adecuadas. Allá va.



La noche del martes 11 al miércoles 12 de junio me desperté sobresaltada porque noté un chorrito de algo líquido saliendo de mí. Fui al baño y no estaba segura de si había sido pis o que había roto aguas. Como aún nos faltaba un mes para salir de cuentas “preferí” creer que era que se me había escapado el pis pero como no me quedaba tranquila me puse una compresa para controlar el tema y seguí durmiendo esperando a la mañana siguiente.

El día 12 tenía que hacerme los análisis de sangre y orina del tercer trimestre de embarazo y además tenía cita con la tocóloga para hacerme el exudado. Cuando salí de los análisis aún tenía más de media hora de espera por delante hasta la cita con la tocóloga pero llevé el volante al mostrador, como siempre. Una vez allí le dije a la persona que lo cogió mi duda de si se me había escapado el pis o había roto aguas y enseguida me pasó al cuarto de monitores para que me examinase una matrona. Enseguida se dio cuenta de que era una rotura clara de bolsa, así que me dijo que llamase a mi marido para que me trajese la bolsa porque ya no iba a salir del hospital hasta después de dar a luz (le había dicho que había ido sola).

Llamé a casa y le dije a Chabi lo que había. ¡Imaginaos el susto del pobre!  Me pasaron a Urgencias para hacer el ingreso y me subieron a la planta de Ginecología y Obstetricia, donde me metieron a una habitación para ponerme el monitor. Mientras yo estaba allí me llamó Chabi para ver dónde estaba y se lo expliqué. Por lo visto encontró el sitio porque al cabo de un rato una de las enfermeras me dijo que ya había llegado.  El latido de Darío era muy bueno pero las contracciones brillaban por su ausencia y después de un buen rato enchufada al monitor (¿una hora, tal vez?) me pasaron a que me viese una ginecóloga que dijo que iban a dar tiempo para ver si el parto empezaba por sí mismo, y que si pasadas unas horas no empezaba me lo tendrían que provocar porque es peligroso estar más de 24 horas con la bolsa rota.  Me asignaron habitación, me cogieron vía y empezaron los goteros de antibióticos.
Al poco rato de estar en la habitación vino la matrona y me dijo lo mismo que la gine, que iban a dar un poco de tiempo para que el trabajo de parto empezase sin ayuda. Ella iba a estar hasta las 9 de la noche que acababa su turno y si notaba alguna cosa “rara”, que la llamase que vendría a verme.

Comí, leí, charré con Chabi, intenté dormir, y a las 6 de la tarde empecé a notar claramente algo que pensé que podían ser contracciones pero que no me dolían nada. Eran como una presión de dentro hacia fuera y desde arriba hasta abajo. Vino la matrona con el monitor y allí estuve conectada una hora larga. Chabi y yo podíamos escuchar el latido de nuestro niño y ver que efectivamente había contracciones pero eran aún muy suaves. En cualquier caso, el trabajo de parto de había iniciado espontáneamente y era cuestión de tiempo y de paciencia.

Así fueron pasando las horas y en el cambio de turno la cosa empeoró porque la matrona que sustituyó a la primera era todo lo peor que os podéis imaginar: desagradable en el trato, nada empática y bruta…. muy bruta. Al examinarme cuando la llamé porque las contracciones empezaban a molestarme decidió “ayudarme” y romperme las membranas. El daño que me hizo fue enorme…. pero más daño me hizo el que se enfadase por haber manchado la cama con el líquido que salió disparado. ¡Ni que hubiese sido culpa mía!

Al poco rato, hacia la 1 y media de la madrugada del jueves 13, las contracciones eran súper dolorosas y cada minuto y medio. No me dolía la tripa, sino que sentía que me iba a partir en dos por la columna. Volvimos a llamar a la matrona que me examinó de nuevo y dijo que me pasaban a paritorios, a dilatación.

Entre retorcimientos de dolor me llevaron allá, me pusieron la epidural , me conectaron a monitores, y enseguida pude descansar. De vez en cuando venían las matronas a examinarme y a sondarme pero el trato fue estupendo. Yo estaba ya dilatada pero Darío no acababa de encajarse pero como sus constantes y movimientos eran muy buenos que tampoco había prisa.

A las 7 me dijeron que en un rato pasarían los ginecólogos y que si para entonces Darío no se había encajado tendrían que ayudarme un poco. La cesárea estaba descartada porque no había sufrimiento fetal pero eran ya muchas horas de parto y no podíamos esperar más.  Las opciones eran parto instrumentalizado (fórceps o ventosa) o ayudarme con la maniobra de Kristeller (empujar el útero desde arriba para ayudar al bebé a salir).

A pesar de mi miedo a esa maniobra me decanté por ella antes que por los instrumentos y en mi caso la decisión fue la mejor que pude tomar porque con una presión pequeña el ginecólogo pudo encajar a Darío y en sólo 3 empujones más salió. Nació a las 8'10 de la mañana.

La primera sensación que tuve fue de un gran vacío.  De repente no sentía nada dentro de mí…. pero  pasó cuando me enseñaron a mi chiquitín, fuerte como un toro y luchando con todas sus fuerzas por vivir.

Se lo llevaron para taparlo porque no podía perder calor…. ¡era tan chiquitín! Lo podíamos oír llorar desde la sala de al lado pero enseguida nos lo trajeron y mientras acababa el parto con la expulsión de la placenta y el tiempo que tardaron en limpiarme y coserme pudimos tener a nuestro bebé en brazos con nosotros.

No pudimos hacer piel con piel ni iniciar la lactancia allí mismo y además se lo llevaron a nidos después, con lo que todo esto tuvo que esperar hasta 6 horas después porque ni Darío podía salir de nidos (estaba en observación por prematuro, aunque no necesitó incubadora ni cuidados especiales).  ¿Qué efectos tuvo esto en el inicio de la lactancia? Que nos costó muchas horas conseguir que Darío cogiese el pecho, entre otras cosas porque le habían dado un biberón (o más, no quise ni preguntarlo) y porque habían pasado esas dos primeras horas de alerta tan importantes  en el recién nacido.

Durante toda  la tarde estuvo pidiendo teta y sacaba dos goticas de calostro, importantísimo, pero escasas para el pobre. Ya de madrugada, desesperados los dos (él de pedir y no conseguir y yo de darle y que no sacase o que no consiguiese engancharse bien al pecho), lo desnudé y me tumbé en la cama con él directamente sobre mi piel también desnuda para dejar que fuese su instinto el que le guiara a mi pecho…. y a su alimento. Fue entonces cuando puedo decir que empezó nuestra lactancia ya que a partir de ese momento en que él encontró mi pecho sin más ayuda que la de su olfato empezó a cogerse al pecho sin demasiados problemas.

No voy a hablar de episiotomías ni de dolores de dilatación ni de contracciones…. Creo que no merece la pena porque una vez que pude tener a mi bebé en brazos y pude llorar de emoción todo eso se olvidó. Sé que lo pasé mal, sé que me dolió, pero sé también que esas dos horas de dolor compensan con creces por lo que tengo ahora en los brazos, mientras escribo esto.
 
Respecto a la lactancia materna, el camino no es fácil; muchas veces cuando la leche tarda en subir, cuando el bebé llora de hambre y frustración, cuando los pechos duelen irritados o por las grietas, la salida fácil es darle un biberón (total, por uno….) pero merece la pena insistir y aguantar un poco.

Eso sí, me habría gustado escuchar un consejo, sólo uno…. Sigue tu instinto y confía en él; te aseguro que lo harás bien si te limitas a escuchar lo que te pide tu cuerpo. Y disfruta de todo el proceso de parto. Es precioso.



A pesar de haber escrito esto, pienso que me es imposible describir el momento más especial de mi vida con menos palabras…. y aún así siento que no he conseguido encontrar las palabras más adecuadas, pero es tan difícil poner palabras a tanto sentimiento, a tanta emoción….

Ahora Darío, la lentejilla, tiene casi un mes de vida y seguimos acostumbrándonos el uno al otro. El calor ha llegado de repente y están siendo unos días un poco malos porque el pobre tiene calor, tiene sed, tiene hambre... y todo lo solventa de la misma manera: en la teta de madre. A veces, sobre todo por la noche, se hace un poco cuesta arriba, pero luego pienso en el regalo que tengo en los brazos y ese "malestar", esa impaciencia hacia ese pedugo "mamoncete" (por aquello de que se pega medio día mamando) y llorón se pasa y sólo queda un tremendo sentimiento de amor hacia él.... y por supuesto hacia mi compañero en este viaje, sin el que esto no habría sido posible.

Sobre el tema porteo podría hablar también largo y tendido, pero creo que eso se merece otra entrada. Sólo te adelanto que es el mejor descubrimiento que hemos podido hacer. El peque disfruta y yo disfruto aún más. Eso sí, somos el blanco de todas las miradas allá por donde pasamos  :-D

Abrazos pretos y besicos a puñaos. El pedugo me reclama.... otra vez.

27 comentarios:

  1. Su, no sé si lo hubieras podido explicar mejor, solo sé, que estoy llorando a moco tendido. Disfruta, a pesar de las grietas , cansancios , sueños, es lo mejor del mundo, tu peke. Pelearás x el como nunca pensaras que lo harias x nadie. Es tu vida! La sensacion de llevarle dentro, de parir y de darle de mamar con sus pros y contras, por mucho que quieras involucrar y compartir, esa sensacion y ese sentimiento, eso, es un lujo de la mujer, sólo tú lo puedes vivir . Enhorabuena!!! Un besazo mami

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jo, Pepa, gracias por tus palabras.... Tienes toda la razón del mundo en eso de que hay cosas que son lujos al alcance sólo de las madres. En este caso, de momento la alimentación es también exclusiva mía porque aunque quisiéramos darle al pedugo un biberón (que no es el caso) nos veríamos en un serio problema porque las tetinas le dan un asco terrible. Veremos a ver qué pasa cuando no le quede más remedio que tomar mi leche en biberón en vez de directamente de la "fábrica". Espero que cuando el hambre le apriete se tome el bibe....

      Un besote guapa.

      Eliminar
  2. ayyyyyyyyyy, enhorabuena por ese pequeñajo que ha llegado a vuestra casa, qué emoción! A disfrutar mucho de él y de esa lactancia que ya tenéis presente!! Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En ello etamos,Inma. Ha costado tenerla presente pero aquí está, para quedarse una tmporada!

      Besos.

      Eliminar
  3. Ánimo preciosa, a veces los inicios son complicados, pero todo va a salir bien. Confía en tu instinto y en él, cada segundo es único y maravilloso.

    Me alegra que la lactancia ya esté más instaurada y que el porteo te haga poder disfrutar aún más de tu bebé.

    Felicidades a los tres y besitos

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias Suu.
    A pesar de los malos ratos, de las ganas de llorar en noches como la de hoy, que llevamos despiertos desde las 12, es una experiencia preciosa.

    Abrazos, guapa.

    ResponderEliminar
  5. Disfrutaaaa, que en nada, te está presentando a la novieta!! Jejeje

    ¿Habrá hermanito?
    Bicossss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anda que no corres tú ni nada! ;-)

      Besos de vuelta.

      Eliminar
  6. Pese a todo lo mal que se pueda pasar a lo largo del embarazo o en el parto luego esos momentos tan especiales que se tienen con los hijos hacen que merezca la pena.

    ¡¡¡Enhorabuena a ambos!!!

    ¡Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por las felicitaciones.
      Abrazos.

      Eliminar
  7. Susana!!! Me alegra saber que todo está bien a pesar de esas primeras horas separada de tu pequeño. Entiendo perfectamente lo que sentiste con el tema de la lactancia. Yo una vez instaurada y superados los problemas de grietas y demás... la disfruté muchíiiiiiiisimo durante muchos meses.
    Un besazo Susana y disfruta, que el tiempo pasa rápido.
    Sonia

    ResponderEliminar
  8. En ello stamos, Sonia, en instaurarla lo mejor posible. A ver si hay suerte....

    ResponderEliminar
  9. Ahora que he visto tu comentario en facebook y tu foto se me ha encendido una luz!

    Muchísimas felicidades!!

    Yo tengo a mi sobrinito que no deja la teta ni para atrás pero dicen que vale la pena, yo no sé si lo haría jajaja.

    Disfrútalo mucho y espero que todo vaya bien a partir de ahora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. glotoniana, ésta era la crónica de un nacimiento anunciado.... aunque adelantado!

      Desde luego lo de la teta es una elección personal y tan respetable es la madre que escoge dar teta como la que elige dar biberón. En mi caso opté por la teta.... aunque más de una vez he estado por tirar la toalla, para qué mentir!

      Lo estamos disfrutando, tenlo por seguro :-D

      Besos.

      Eliminar
  10. ENHORABUENA por vuestro pequeñín, ahora a disfrutar cada momento.

    biquiños,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Aldabra. En ello estamos, en disfrutsr :-)

      Besos de vuelta.

      Eliminar
  11. Enhorabuena!!! Como tu misma dices aunque se pase mal todo se olvida cuando les miras y achuchas
    Ahora a disfrutar al peque!!
    Besos de colores

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Mª José. Intentamos disfrutar de cada momento y la verdad es que el peque nos lo pone fácil.

      Abrazos.

      Eliminar
  12. Hola encanto!!! Qué entrada más bonita, me has hecho llorar y todo, si es que no tengo apaño...

    Que disfrutéis los tres de esta nueva etapa!!!

    Besos guapa!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aclaración: Soy Isora (Maricarmen Galdeano en facebook, jajaja).

      Eliminar
    2. ¡Hola!

      No era mi intención hacer llorar a nadie :-)
      Vamos disfrutando del peque, aunque en ocasiones es difícil, como esta madrugada/mañana, con un niño que berrea por cólicos y a continuación porque quiere teta te desesperas y no sabes por dónde tirar.

      Besos.

      Eliminar
  13. Emocionante noticia. Veo en los comentarios que la gente echa algunas lagrimillas. Esto me recuerda a la película "Sonrisas y lágrimas". Echamos en falta nuevas noticias en tu blog, aunque supongo que ahora estarás muuuu liada con tus quehaceres hogareños y del peque. Gracias por pasar por mi blog. Y Enhorabuena con retraso. Ya sabes... más vale tarde que nunca.

    ResponderEliminar
  14. Pues ya sabes cómo se va de tiempo con un bebé.... A ver si empiezo a tener un poco más de tiempo y retomo esto.

    Abrazos y gracias por tus felicitaciones.

    ResponderEliminar
  15. Begoña Herrero Herrero11 de septiembre de 2013, 16:43

    Y yo que no había leído esta entrada hasta hoy!!
    Si me descuido me encuentro ya al peque con novia, como dice Famalap.
    Tu relato está lleno de emociones, que las que tenemos hijos hemos vivido, y por ello las lagrimillas aparecen.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pasado mañana son ya 3 meses, Begoña. El tiempo corre demasiado....

      Abrazos.

      Eliminar
  16. Que bonito. . .no puedo esperar el momento de ver como será mi hijo y sentir todo ese proceso (no estoy embarazada y aún me queda pero es algo que siempre he pensado y querido) aunque me aterra !
    Enhorabuena
    Un beso !!
    Estefanía

    http://lollipop-corn.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estefanía, perdón por no contestar antes; acabo de ver tu comentario.

      Cuando llegue el momento y estés embarazada intenta disfrutar de todos y cada uno de los momentos del embarazo y de lo que llega después.

      El parto y la crianza asustan y mucho, pero todo merece la pena a cambio de esas sonrisillas.

      Besos.

      Eliminar

Hazlo más sencillo....