Un buen deseo para ti....

Que el día más triste de tu futuro no sea peor que el día más feliz de tu pasado (antigua bendición irlandesa).

lunes, 31 de octubre de 2011

Pan delicioso y sin gluten (¡faltaría más!).



La receta, bien fácil:

- 450 gr. harina (mix B pan schar)
- 120 gr. harina arroz
- 375 ml. agua templada (+ un chorro generoso de leche porque la masa quedaba muy seca).
- 1'5 cucharadas de mantequilla derretida (generosas las cucharadas).
- 3/4 de pastilla de levadura fresca.



Hoy no lleva goma xantana porque le he mandado con mi madre a mi tía de Barcelona la que me quedaba y he encargado otro bote hoy. A ver cuánto tardan en la farmacia en traerla, y cuánto me cobran esta vez....
 
He amasado en la panificadora y luego he formado los panecillos. Mientras amasaba la bicha he templado el horno (unos minutos a 50º) y mientras formaba los panecillos lo he apagado y dejado entreabierto. Por encima les he puesto semillas de lino. He metido los panecillos al horno templado para que levasen durante 30 minutos (aprox.). 

Pasado este rato he encendido el horno a 170º y los he cocido alrededor de 20 minutos. Mi horno mantiene mucho rato el calor, así que han terminado de cocerse con el horno apagado.

Precauciones a tener en cuenta: los panecillos crecen al levar. Mucho. Tanto que, a pesar de haber dejado un buen espacio entre panecillo y panecillo, han acabado todos juntitos. Así:



¿Que cómo quedan por dentro? Una miga que hacía días que no veía. Además han quedado muy crujientes, coo el pan glutenero recién hecho, así que nada que envidiarle. Mira, mira qué pintita tiene la miga:







Menos mal que hoy tanto el pan como el bizcocho que he hecho (porque nosotros lo valemos) han salido bien, porque el pan que hice el sábado salió fatal; no sé qué pudo pasar, pero conforme lo partía se iba rompiendo a trocitos, con lo que tuve que tirar la mitad del pan. Sí, ya sé que se aprovecha para pan rallado, pero es que en casa no empanamos NADA.  Y ayer hice un bizcocho para llevar al cole y con las prisas no me di cuenta de que estaba encendida la resistencia de abajo, pero no la de arriba, con lo que tuve que darle más tiempo con la resistencia arriba y abajo al acabar de cocerse (en teoría, porque seguía crudo de mitad para arriba), así que  se quemó un poco por abajo. Menos mal que se pudo arreglar quitando la parte quemadilla y arreglado (era poco, en realidad). El resultado estaba igualmente rico y esta mañana mis compis han almorzado bizcocho de cumpleaños.  Eso sí, el que he hechoe sta tarde está estupendo, y además he metido una variante una vez terminado de cocer. Si sale bien os la cuento. Sino.... me la callaré :-D

Y poco más, así que después de un rollo macabeo para contarte la última receta (encontrada en un foro de celiacos del facebú, por cierto) voy a ver si leo un ratillo antes de que venga el señor.  De hecho, voy a sacar a la peduga a la placita y me pondré a preparar la cena, que hoy toca hamburguesa (hay que probar el pan, oiga).

Abrazos pretos y besicos a puñaos.

lunes, 24 de octubre de 2011

Artistas.

Llevo un rato enredando en youtube y de una canción a otra, de un artista a otro, he llegado a uno que me encanta. Hablo de Carlos Núñez, a quien tuve la suerte de ver en vivo y en directo aqui, en Zaragoza.

Como te digo, a mí me gusta, pero como puede ser que a ti no te entusiasme de igual manera, dejo a tu elección el ver los videos o dejarlo pasar.  He elegido 3 canciones que me gustan especialmente: Son Nana de lluvia, A lavandeira da Noite (con Noa, una voz que me apasiona y a la que también he podido ver en directo y me dejó los pelos como escarpias) y El pozo de Arán (en una versión un tanto especial).  Disfrútalas.






Abrazos pretos y besicos a puñaos.

domingo, 23 de octubre de 2011

De comida con los amigos.

Ayer tocaba comida con los amigos. Una comida programada desde primeros de mes y a la que no faltó nadie de los que tenían que venir. Los Reculadores se juntaban de nuevo y eso siempre promete.

Realmente no había nada que celebrar, simplemente nos juntamos de vez en cuando para echarnos unas risas, unas cervezas, unos cavas, unas copas.... comer un poco (especialmente el postre, yo creo) y charrar.  Pero ayer aprovechamos la tesitura y ya que estábamos todos celebramos el cumpleaños de uno de nosotros, aunque si digo la verdad la celebración se redujo a cantarle el cumpleaños feliz cuando sacamos la tarta con velas  XD

El menú fue de lo más sencillo. Como plato fuerte hice una musaka (aunque quede mal decirlo me salió bastante rica; ha sobrado un poco para hoy) y luego alguna cosilla de picoteo por completar la comida, que la musaka era pequeña (ya a idea, conste). Ayer tocó una ensalada de canónigos con rulo de cabra, nueces y jamón de pato, un poco de jamón, quesos varios (de cabra, que están riquísimos) y un poco de pan (bueno, en realidad un pan de asi un kilo) Éste:

Quedaron sólo 3 rebanadas.
 Y por último, de postre, hice una tarta Sacher (madre, qué buena estaba).

Recetas, por si a alguien le interesa.  

La musaka es bien fácil de hacer. Para quien no lo sepa, viene a ser como una lasaña a la que le cambiamos las placas de pasta por berenjena.  No sé si la auténtica musaka griega se hará así, pero en Casa Su la receta es la siguiente: 

- Partir las berenjenas en rodajas finas y hacerlas a la plancha. Reservar.
- En una sartén poner un poco de aceite y pochar una cebolla picada finita. Cuando ya está bien pochada, sacarla de la sartén dejando el aceite y reservar (esto lo hago porque aunque el sabor de la cebolla me gusta la textura me da un poco de asquito, así que pochando la cebolla queda el gustito en el aceite).
- Cocinar la carne picada en el aceite de la cebolla (en mi caso fue picada de pavo y pollo, que es la que no me sienta mal) y echarle un poco de tomate frito (si es casero, mucho mejor).
- Hacer una salsa bechamel con la cebolla que teníamos reservada, maizena y leche. Dejamos cocer la harina para quitarle el sabor. Luego pasamos la mezcla por la batidora (no tengo paciencia para dejarla fina si no es así y de esta manera aprovecho la cebolla de antes). 

Y llegamos al montaje de la musaka. En una fuente apta para el horno (tengo una pequeña de pirex que me vino genial para esto) ponemos una capa de berenjenas, encima una de carne picada, otra de berenjenas, otra de picada y una última de berenjena. Por encima de todo echamos la bechamel que tenemos preparada asegurándonos de que llega hasta el fondo de la fuente y empapa de alguna manera la musaka (los laterales, más bien). Por encima ponemos queso rallado y al horno una media horita. El resultado es éste:

Corte de la musaka.
Y ahora la receta de la tarta. La cogí de uno de esos maravillosos blogs sin gluten que sigo. concretamente el de Nuria (su entrada es ésta). Pocos cambios hice esta vez, para qué mentir; de todos modos copio la receta:
Ingredientes para el bizcocho:
100 gr. de chocolate (usé el chocolate puro de Bon Area).
100 gr. de harina de arroz.
50 gr. de maizena.
Una pizca de sal.
180 gr de azúcar (100 de azúcar moreno y 50 de blanco).
120 gr de mantequilla.
100 gr de leche.
4 huevos (separando claras y yemas).
2 cucharaditas de levadura.
Una pizca de goma xantana.

Ingredientes para el almíbar:
100 gr. de azúcar moreno.
100 de agua.
Un chorrito de limoncello.

Relleno:
Mermelada de fresa.

Ingredientes para la cobertura:
- 150 gramos de chocolate (el chocolate fondant de Bon Area).
- 150 ml. de nata de cocina.
- 75 gramos de mantequilla.
En cuanto a la preparación, la receta es ésta:
- Fundir el chocolate y la mantequilla y dejarlo templar. Batir las claras a punto de nieve con la mitad del azúcar (a mí no se me montaron las claras, no sé por qué. Igual porque eché azúcar moreno y el grano es más gordo que en el azúcar blanco?).
- Mezclar las yemas con la otra mitad del azúcar (hasta que balnqueen y se monten un poco) y añadir el chocolate fundido, la harina, la levadura y la sal. Agregar las claras a esta mezcla y mezclarenvolviendo para que no se bajen las claras.
- Echar en un molde redondo previamente engrasado y enharinado y meter al horno, precalentado a 170º durante 25 minutos. Pasado este tiempo bajar la temperatura a 150º y hornear 25 minutos más. Yo puse el horno sólo abajo y los últimos 15 minutos lo encendí también arriba.
- Preparar el almíbar calentando en un cazo el agua, el azúcar y el chorrito de limoncello.
- Una vez frío el bizcocho abrir por la mitad y emborrachar con el almíbar. Poner la mermelada de fresa en la mitad de abajo y montar el bizcocho.
- Para la cobertura ponemos a calentar en un cazo el chocolate, la nata y la mantequilla. Una vez que está todo fundido y mezclado echamos el chocolate sobre la tarta (lo ideal es ponerlo en una rejilla sobre un plato grande) sin extenderlo; sólo lo dejarmos caer sobre la tarta hasta que esté bien cubierta. Si ves que se queda todo arriba, como me pasó a mí, ayúdate de una espátula para que vaya cayendo por el lateral de la tarta. 
- Dejar enfriar en la nevera para que se endurezca el chocolate y listo para comer.
 La tarta entera, con las velas del cumpleañero.
Y así quedó por dentro.
Después de comer, de tomar café, de brindar con cava, y teniendo en cuenta que eran ya las 6 y media o 7 de la tarde, llegó el turno de los licores, así que aproveché para sacar todos los que hay en casa desde tiempos inmemoriales y el limoncello que hice en agosto y que aún no habíamos probado.

El arsenal de bebidas, que volví a recoger anoche, y en primer plano la botella de limoncello.

En fin, como puedes ver me encanta montar reuniones con los amigos (aunque ello suponga estar toda la tarde anterior y la mañana pringada en la cocina preparando las cosas). Al final lo que queda es el gustirrinín de la conversación, las bromas, los chistes y el buen rato pasado en buena compañia.  Estos son nuestros amigos, los que ya forman parte de la familia y con los que tanto Chabi como yo sabemos que podemos contar cuando sea necesario. Aquí queda mi homenaje a ellos.

Abrazos pretos y besicos a puñaos.

miércoles, 19 de octubre de 2011

De cosas varias.

Hace unas semanas te contaba que habíamos ampliado el número de habitantes de nuestra casa con unos peces. Entonces te decía que una de las hembras de nuestro acuario había tenido unos pezqueñines y que conseguí rescatar unos cuantos.

Bueno, pues si entonces te traía un video de los peques, hoy dejo otro en el que se ve a los 2 más espabilados que han crecido tanto que ya han salido de la paridera para empezar a nadar en el acuario con el resto de sus compañeros. Llevan ya un par de días y parece que ninguno de los grandes hace amago de atacarlos, así que creo que va bien la cosa.  Ahora a ver si los 3 que quedan en la paridera empiezan a crecer un poco y los puedo sacar también, que ya va siendo hora.

Aquí te dejo un video de los peques - grandes.

video


Por lo demás poco nuevo hay por contar. Llevo un par de semanas cn un resfriado bastante fuerte (además de impertinente, dicho sea de paso), así que mis días se reducen a me levanto-voy a trabajar porque tengo que hacerlo-vuelvo a casa a preparar comida para Chabi porque yo picoteo (no tengo hambre)-vuelvo al cole-de vuelta a casa-me tumbo en el sofá-preparo comida para mañana-veo a Chabi cuando vuelve de clase-me voy a la cama.  Y así un día tras otro, con la salvedad de alguno que he preparado materiales para el cole....

Y como me encuentro tan agotada de tanto toser y tanto p'arriba y p'abajo, llevo casi dos semanas sin ir al gimnasio. A ver si el viernes ya estoy recuperada y vamos. Mientras Chabi se mete en spin yo me conformaré con ese rato de piscina (un poco menos de una horeta). Eso sí, si hago los 60 largos que hice el último día, con un cantico en los dientes me daré, que con lo flojeras que estoy....

¿Qué más? A ver.... ¡Ya sé! El sábado hemos reservado en "Casa Su" para comer con nuestros amigos. Como lo normal es que no sepas dónde está ese sitio te explico, por si alguna vez que vengas por Zaragoza quieres acercarte. 

Es un local chiquitillo, con mesas para no muchos comensales (pueden comer hasta 25 personas). La música es a elección del comensal, la atención inmejorable, la comida buena y barata, está en una zona tranquila de fácil aparcamiento, y los dueños son simpatiquísimos.  No sé, no sé si decirte dónde está exactamente, no sea que se empiece a llenar el lugar....  Venga, va, que te lo digo. "Casa Su" está, ni más ni menos, que en el salón de nuestra casa  XD  XD  XD

Te explico. Hace tiempo (ya varios años), cuando una amiga venía a cenar, decía que iba a Casa Su (por lo de Susana, vaya), y así se ha quedado. Cada vez que decimos de hacer una comida o una cena quedamos allí, en Casa Su.

Conforme se acerca el viernes, que tendré que comprar los ingredientes para la comida, me entra una pereza que para qué. Espero que el viernes se me quite la pereza, porque la verdad es que me apetece un montón quedar con esta gente. Hace ya días queno quedamos todos juntos y al final siempre acabamos pasándonoslo en grande.

Ale, que me estoy dando cuenta de que el cansancio está haciendo mella en mí y en mi coherencia. Sólo quería decirte que sigo viva, aunque con poquitas ganas de hacer gran cosa y que algún día volveré por aquí con algo interesante que contar.  Por hoy, lo único es la presentación de nuestros peques ya en el acuario grande.

Abrazos pretos y besicos a puñaos.

P.D.: Alguna frasecilla.

El supremo arte de la guerra es doblegar al enemigo sin luchar.
                               (Sun Tzu)
Sin piedad la justicia se torna crueldad. Y la piedad sin justicia, es debilidad.
                              (Pietro Metastasio)

Parte de la curación está en la voluntad de sanar.
                              (Séneca)
La libertad es singular, siempre que exista la libertad plural.
                              (Benedetto Croce)

En una época de engaño universal decir la verdad es un acto revolucionario.
                               (George Orwell)

martes, 11 de octubre de 2011

Bollitos preñaos.

Hace unos días (bueno, unos meses, en realidad) vi una receta en uno de esos blogs sin gluten que HAY qie seguir. Marqué la receta como para probarla, y ahí se quedó, en el cajón del olvido.  Hasta la semana pasada, que una compañera en el cole sugirió organizar el I Concurso de Tapas del colegio y así, con la excusa, comer tod@s junt@s y celebrar que tenemos 5 largos días de fiesta por delante (os recuerdo que estoy en Zaragoza capital, que mañana es el Día del Pilar y que aquí son nuestras fiestas "grandes", así que tenemos un pedazo de puente para disfrutarlas).

A lo que iba. Como buena cabra loca que soy me apunté al concurso y el fin de semana estuve mirando entre esas recetas almacenadas/arrinconadas una que me sirviese para montar una tapita. Escogí ésta por sencilla, y porque me pareció interesante. Y claro, esta tarde me ha tocado currar en la cocina (véase que "digo" currar con la boca pequeña).

En fin, a lo que iba; la receta. Como siempre, he tomado una receta "prestada" y la he modificado un poquillo (no demasiado, para qué engañarnos). La original es ésta y ahora te pongo la que yo he hecho de verdad. Apunta (si te interesa, claro):

INGREDIENTES:
- 200 ml de agua templada + 250 ml de leche.
- 40 gr de mantequilla (blanda, que se pueda deshacer para mezclar bien).
- 300gr harina proceli + 40 gr de harina de arroz.
- 1/2 taco de levadura fresca L´Indorelle (la tenía congelada, y ante la duda de si funcionaría....).
- Media cucharadita de goma xantana.

ELABORACIÓN:
- Templar el agua y la leche para disolver bien la levadura (no calentar, sólo templar o mataremos la levadura).
- Añadir la mantequilla bien blandita (la trampa: la he derretido - no calentado - en el micro) y mezclar.
- Añadir la harina.

Para amasar he echado mano de la "bicha".... En realidad he amasado la mezcla, la he dejado reposar un rato (más o menos 20 minutillos) y he vuelto a amasar. Para el amasado he utilizado el programa de masa de pasta fresca (mi panificadora es la del Lidl, recuerdo).  Cuando ha amasado por 2ª vez  he pasado la masa a un cuenco para dejarlo reposar una vez más. He tapado la masa (bastante pegajosa, por cierto) con un paño húmedo y bien escurrido y la he dejado levar de nuevo una media horeta.  Entre los dos levados la masa ha crecido un montón; pienso que habrá triplicado su tamaño.  


Mientras levaba la masa he preparado la mezcla para el relleno. Esta vez (porque otro día probaré otros rellenos) he picado pavo y queso (un trozo generoso de cabra y otro también generoso de oveja). Cuando la masa ya estaba lista he mezclado el relleno con la masa (la primera hornada he hecho lo que ponía en la receta original peor me he cansado rápido y he optado por la solución fácil y rápida).

Lo que he metido en el relleno.
El relleno, ya picadito.
Una vez levada la masa he encendido el horno a 180º (escasos) con la resistencia de abajo y lo he precalentado (cosa que no suelo hacer, lo reconozco)y con un cuenco con agua en el fondo. Mientras se calentaba he ido poniendo montoncitos de masa en la bandeja, sobre una plancha de silicona. Para evitar que se me pegase la masa a las manos, con el consiguiente desperdicio, he utilizado dos cucharas soperas; las mojaba en agua y así no se pegaba la masa. Obviamente los bollitos no salen bonitos, pero tampoco es algo que me preocupe demasiado, la verdad. Prefiero que estén buenos de sabor que de presencia  :-D.

Metida la bandeja en el horno en la mitad de abajo (la 3ª ranura empezando por abajo, pero ten en cuenta que mi horno es grandote y tiene unas 6 ranuras, creo) han estado 20 minutos, pasados los cuales he encendido la resistencia de arriba y he dejado los bollitos 5 minutos más.  

Los bollitos preparados en la bandeja.
Ya cocidos, antes de dorarlos.
El resultado está...... No tengo palabras, mejor te dejo unas fotos y juzgas tú mism@.

Así han quedado.
Ya tengo preparada la bandejita con los que voy a llevar al cole. En casa quedan unos cuantos más. No sabría decirte cuántos salen porque depende de lo grandes o pequeños que los hagas....

¿Ganaré el concurso, no lo ganaré?  :-D
Y ahora te voy a contar otro secretillo. Lo de mañana es una excusa para celebrar que una compañera se casa. Como ya no vuelve después del Pilar mañana vamos a darle un regalito. Otra compañera (muy graciosa ella) ha pensado hacerle varios de broma y para ellos ha utilizado la "guía de la buena esposa". Y entre otras regalillos "tontos" va una bizcochuelo. Es éste (el 2º se queda en casa, por supuesto). Ah, la receta es la del bizcocho de arroz, pero con la tercera parte de cantidades (espero que esté comestible).

¡Vivan los novios!
Y ahora sí que ya está. Después de tanta letra y tanta foto sólo me quedan fuerzas para peinarme (he pasado TANTO calor esta tarde en la cocina que me he duchado por la noche, en vez de esperar a mañana por la mañana) y meterme al sobre.

Abrazos pretos y besicos a puñaos. 

P. D.: Si ves algún error en la entrada, cosa que sería de lo más normal, ya me perdonarás pero ha sido un día durillo y no me da "pa más"  :-D

lunes, 10 de octubre de 2011

Almas gemelas.

Paseando por la web (bueno, vale; echando un ojo en el face) he encontrado un texto que me ha gustado. Y esos tesoritos que voy encontrando los voy guardando para compartirlos contigo poco a poco. Sin embargo hoy no voy a guardarlo y voy a regalártelo directamente, sin dejar que se enfríe.  Disfrútalo.  Creo que es un texto de Aristófanes, pero no estoy demasiado segura.

Al principio del tiempo los hombres eran seres completos, con dos cabezas, cuatro piernas y cuatro brazos, lo que les permitió un movimiento circular muy rápido para moverse. Sin embargo, teniendo en cuenta que los seres habían evolucionado, los hombres decidieron ir al cielo y realizar una lucha contra los dioses, destronando a ellos y ocupando sus asientos.

Los dioses ganaron la batalla y Zeus decidió castigar a los hombres por su rebelión. Él tomó una espada en la mano y decidió dividir a todos los hombres por la mitad. Zeus pidió al dios Apolo que cicatrizase la herida (el ombligo) y volviera la cara de los hombres para el lado del corte para que observasen el poder de Zeus.

En ese momento, los hombres cayeron a la tierra de nuevo, y desesperado, cada uno se fue en busca de su otra mitad, sin la cual no podrían vivir. Habiendo asumido la forma que tenemos hoy, los hombres buscan su otra mitad, porque la nostalgia no es más que la sensación de que nos falta algo, algo que antes era parte de nosotros.Por lo tanto, los hombres viven en la sociedad, tratando de desarrollar el trabajo en esta relación, para mantener su supervivencia.

De esta manera, el ser que antes estaba completo hombre-hombre generó la pareja homosexual masculina, el ser mujer-mujer, la pareja homosexual femenina. Finalmente, el andrógino (parte hombre, parte mujer) generó la pareja heterosexual. Zeus promete separarnos de nuevo (con una pierna y un brazo sólo) si no cumpliéramos lo que fue designado por la divinidad.

Y mientras navego un rato, y te escribo, voy preparando una recetilla que he encontrado en uno de los blogs que sigo.  Resulta que mañana a mediodía tenemos el I Concurso de Tapas del colegio y (¡cómo no!) he decidido participar. Mañana es la primera semifinal. La segunda será en el 2º trimestre y la final a final de curso. Una pena porque para Junio yo no estaré en el cole. Aunque creo que estoy adelantando acontecimientos y dando por seguro que voy a ganar  :-D  

En cualquier caso y siempre que la receta salga como debería (de rica, quiero decir) la próxima entrada que cuelgue será la receta en cuestión. Estoy haciendo fotos del proceso (si es que me acuerdo de hacer de los siguientes pasos, porque sólo llevo del primero), así que os enseñaré el paso a paso para variar, por una vez, que sólo os enseño el resultado final.

Ale, a ser buen@s (o mejor mal@s, que es más divertido).

Abrazos pretos y besicos a puñaos.

P.D. Creo que la de hoy está siendo una entrada un poco caótica. ¿Se nota que sigo mala y que después de una mañana agotadora de excursión en una granja de quesos estoy "algo" cansada?

jueves, 6 de octubre de 2011

Hola.

Llevo unos días pensando en que me apetece escribir algo, contarte las novedades (ésas que no hay, por otro lado), pero luego no se me ocurre qué decir y lo dejo estar para otro día.
Pero hoy ha cambiado la situación. No es que haya cosas MUY interesantes, pero bueno, un par de cosillas que me apetece contarte sí hay.  Allá van.

Es curioso las relaciones que podemos establecer gracias a la web, o más concretamente a los blogs. Hace un tiempo (no recuerdo cuándo fue) una de las blogueras que sigo dijo que se iba de viaje y, ni corta ni perezosa, le pedí una postal. Sí, ya sé que es un morro impresionante por mi parte pedir semejante cosa en estos tiempos virtuales que corren, y más a alguien a quien no he visto en mi vida (a pesar de vivir en la misma ciudad).  La cuestión es que se la pedí sin pensar mucho en qué estaba haciendo.... hasta que me contestó que sí, que me la mandaría.  Y así fue.

A ver, espera que empiezo por el principio. La razón por la que le pedí la postal es que las colecciono. Todo empezó porque una amiga me traía siempre postales de los países a donde iba a vacaciones, luego lo empezó a hacer otro amigo, mi hermana y mis padres también.... y cuando me independicé se me ocurrió que podía emplearlas para ir tapando la puerta del salón, que es bastante alcahueta (está justo enfrente de la puerta de entrada a casa). La colección va aumentando poco a poco (y eso que hay unas cuantas que no he colocado, por pereza, básicamente), pero bueno, ahí vamos.

Ni qué decir tiene que, aunque la última la esperaba (por algo le mandé a dicha amiga bloguera mi dirección postal), no por ello me alegró menos. De hecho me alegré casi más que con otras, tal vez porque hace mucho que no recibo ninguna  :-((

En fin, a lo que iba. Creo que lo menos que puedo hacer es agradecer "públicamente" la postal a esta persona respetando su anonimato, por si las moscas (si quieres que se sepa que fuiste tú, sólo tienes que decirlo :-D), y no se me ocurre otra forma que enseñándoos una foto de mi puerta. Aquí está.

                                    

Y hasta aquí la historia de la postal y de mi puerta.  Y ahora a otra cosa, mariposa.  Ahora toca receta.  Ayer me dio por meterme en la cocina a hacer los típicos colines de toda la vida (eso que ahora llaman grissinis), así que me puse a buscar recetas y encontré varias. La que más me convenció fue ésta, aunque la realidad fue que acabó modificada en varios aspectos. El primero y más importante fue la forma de hacerlos, ya que en esta casa, de momento (y creo que el momento será muy largo) no hay thermomix. Por varias razones: una la económica (hay cosas más importante en que gastarnos los dinericos); dos, que en la cocina no caben más chismes (y lo siento, pero soy muy cuadriculada para según qué cosas, y el sitio de los chismes de cocina es la cocina); y tres, que acabaría utilizándola sólo para amasar, que lo demás me gusta hacerlo yo con mis manitas (menos amasar, que desde que la bicha entró en nuestras vidas, amasa ella mientras yo me dedico a otros menesteres).  

Pero a lo que iba, la receta con las modificaciones de "Casa Su":

- 100 cc de agua + 100 cc de leche.
- 1 sobre de levadura (utilicé la de Hacendado; el próximo día probaré con la de panadería de Schär).
- 60 cc de aceite de oliva.
- 50 g. de harina de trigo sarraceno + 130 g. de harina de arroz + 320 g. de natur improver semillas.
- Parmesano rallado + mezcla de quesos rallados más suaves.

 Se mezcla todo (ya te digo, la bicha se encargó) y se deja reposar un rato la masa. Luego viene el trabajo sucio, ya que hay que hacer churritos con una masa relativamente tierna. Lo que hice fue humedecerme un poco las manos y los dedos e ir dando forma a los churretes sobre la bandeja del horno (con plancha de silicona de por medio).  Una vez conseguidos los churros, hornear unos 25 minutos a 150º (escasos).

La razón de la mezcla tan esperpéntica de harinas es muy simple. Quería probar a ver si la receta me permite dar salida a la harina de trigo sarraceno que ronda mi cocina ni sé cuánto tiempo (y que no acababa de convencerme en otras recetas), no tenía más Natur Improver, y completé la cantidad de harina con la de arroz. ¿Sencillo o no?

El resultado es bastante bueno. Eso si, tengo que seguir probado temperaturas, tiempos y harinas porque lo que pretendía hacer eran colines, crujientes como los recuerdo de tiempos gluteneros, y no lo que salió que es más bien tierno. Como verás en las fotos hay alguno más tostadito (y por tanto menos tierno) y otros más blanquitos (fue la primera hornada). Están más ricos los más hechos, así que de ahí los 25 minutos de horno (en vez de los 20 de la receta original). En cualquier caso, a pesar de estar blanquitos, están cocidos por dentro. Y ahora sí, la prueba.
 



Y con esto ya sí que doy por requeteterminada la entrada de hoy, que ya va siendo hora.  Es lo que tiene el estar mala (nada grave, sólo un trancazo que me hace ir a rastras todo el día), que una tiene tiempo de escribir a trozos y publicar testamentos como éste. Si alguien tiene una receta (sencilla, por favor) de colines que queden crujientes ya sabe; un enlace será suficiente para que llegue hasta ella  :-D

Abrazos pretos y besicos a puñaos.

P.D.: Alguna frasecilla de ésas que voy guardando en el baúl de los tesoros.

 Nadie debe cometer la misma tontería dos veces, la elección es suficientemente amplía.
                     (Jean Paul Sartre)
Cuando mi voz calle con la muerte, mi corazón te seguirá hablando.
                     (Rabindranath Tagore)
Intenta no volverte un hombre de éxito, sino volverte un hombre de valor.
                     (Albert Einstein)
 La puerta mejor cerrada es aquella que puede dejarse abierta.
                     (Proverbio chino)